COLONIALISMO Y REVOLUCIÓN, UNA HERRAMIENTA PARA ENTENDER EL PRESENTE!

Por Pablo Barrera


Este martes 26 de noviembre de 2019 se realizó una entrevista pública a los antropólogos Rigoberto Quemé Chay y Roney Alvarado Gamarro, de parte de Luis Méndez Salinas de Catafixia Editorial, sobre el libro “Colonialismo y Revolución” de Carlos Guzmán-Böckler (1930-2017), uno de los grandes intelectuales que Guatemala ha dado al mundo. Esto fue en la sede de 32 Volcanes en la 9na. Calle 9-38 de la zona 1 de Quetzaltenango. 

Este libro constituye una de las producciones literarias más importantes de este autor y que se encuentra en la escena central comenzando la misma con “Guatemala: una interpretación histórico-social” publicado por primera vez en México en 1970, en coautoría con Jean-Loup Herber, y culminando con “Donde enmudecen las conciencias”.  

Böckler, originario de Jalapa, Guatemala, desarrollo obras centrales para la comprensión del desarrollo de la sociología y antropología en el ámbito guatemalteco en los siglos XX y XXI, así como para el movimiento de reivindicación étnica conocido como Movimiento Maya. Sus obras se centraron en el estudio de las relaciones interétnicas entre indígenas y ladinos en el país.

Guzmán Böckler de madre alemana, docente y traductora jurada debido a su educación en Alemania y Reino Unido, pasó su infancia en Antigua Guatemala, hasta que un accidente sufrido por su hermana, obligó a la familia a mudarse a Ciudad de Guatemala, en donde estudio en el colegio Alemán de Guatemala, siendo este cerrado durante la II Guerra Mundial. La familia dejó de hablar alemán por la inminente expulsión del país, sin embargo, un tecnicismo, en el que siendo su madre casada con un ciudadano guatemalteco y teniendo hijos nacidos en el país, le permitió a la familia mantenerse unida.

Carlos ingresó en la Facultad de Derecho de la Universidad de San Carlos, considerándola la opción más humanista, aunque no le satisfizo mucho esta carrera. Es de destacar que fue Juez Séptimo de Paz de la ciudad de Guatemala durante el derrocamiento de Árbenz, siendo reemplazado luego de este acontecimiento, a lo que se dedicó más a la docencia y se alejó del Derecho.

Esto lo llevó a aplicar a una beca en la recién creada Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en Chile en 1959, completando una Maestría en la Enseñanza e Investigación Universitarias en Sociología. Ahí tuvo contacto con las obras de Max Webber, considerado uno de los fundadores modernos de la sociología y la administración pública, mismo que lo influenciaría fuertemente.


En 1965 se muda a París para completar un posgrado en Sociología en la Universidad de Montpellier. En 1969 completa ahí mismo el programa de doctorado en Sociología. 

Tanto la extrema derecha como la izquierda política ortodoxa descalificaron sus planteamientos afirmando que la lucha era entre burguesía y el proletariado y no entre ladinos e indígenas, como se proponía en las obras del autor ya mencionado.

En 1972 viaja a Paris para defender su tesis doctoral. Tras regresar a Guatemala, mantiene diálogos con el comandante Gáspar Ilóm, hijo de Miguel Ángel Asturias y dirigente de la Organización Revolucionaria del Pueblo en Armas (ORPA). Ello llevaría a la publicación en español de su tesís, con el nombre de “Colonialismo y Revolución”, ganando el premio al mejor libro del año de la Asociación de Periodistas de Guatemala. 

En su obra, Böckler considera la principal contradicción no entre burguesía y el proletariado, sino entre ladinos e indígenas, siendo una relación de clase, constituyéndose la contradicción dominante en la sociedad guatemalteca. Todo ello abarca desigualdades económicas y segregación, herencia de la sociedad colonial, justificada ideológicamente por las relaciones económicas del modo de producción colonial, descansando la estructura social guatemalteca en este paradigma desde tiempos de la colonia española. 


En ello se trata de la producción agrícola extensa por medio de latifundios trabajados por mano de obra barata y masiva. Según este planteamiento, dichos productos se exportan como materias primas a una metrópoli en el mercado internacional capitalista, que fija los precios y volumen de exportaciones. El intermediario entre metrópoli y mano de obra está ubicado en los centros urbanos, incidiendo poco en los precios, causando un empobrecimiento generalizado de la población dominada económicamente hablando. Todo ello al final constituye un sistema en el que mediante la economía justifica la desigualdad que a su vez es justificada internamente por el segregacionismo como ideología, no reconociendo tanto la derecha a este elemento y siendo para la izquierda, solo las diferencias económicas las relevantes, ignorando ambos los elementos sociales de fondo, así como todo lo que lo envuelve, ya que se han centrado en una historia cuya realidad dada en el centro urbano, se aleja de la realidad de la mayoría de población en estas condiciones.

Para Böckler, la izquierda debía desalienarse de estos conceptos que fueron adquiridos por ideas extranjeras para poder triunfar en la revolución, ya que sin la inclusión de la población indígena y sus dirigentes, no podían triunfar. 

Lo anterior es un resumen de la obra de Böckler y parte de la misma fue analizada por los antropólogos Rigoberto Quemé Chay y Roney Alvarado Gamarro, al ser entrevistados por Luis Méndez Salinas. 

Durante el conversatorio, pudimos escuchar algunas observaciones de dichos antropólogos. Rigoberto Quemé comentó en relación a las primeras páginas de la obra tratada, de que todo orden nuevo tiene que descansar si y solo si sobre las cenizas del orden anterior. Por ello los maquillajes que se le hacen al colonialismo no funcionan pues deben de erradicarse todas las raíces del colonialismo. Eso es algo que no se ha entendido en la región. Así mismo mencionó que ello ha pasado en Latinoamérica en diferentes países y épocas. Ello significa destruir el orden anterior, sin embargo como sociedad no se ha podido realizar esto y se retrocede aparentemente en estas acciones.

El proceso de descolonización no implica solamente el rompimiento del latiminifundio sino la quiebra de las ideologías colonialistas y especialmente de la segregación. Una acción libertadora global podría lograr esto según Böckler. Para Alvarado, Böckler se refería a una lucha continental, política y que rompiera el estatus quo. En su tiempo, Böckler no fue admirado como lo es ahora. Esto fue algo de lo que se trató con respecto a su obra. ¿Y tú que piensas de todo ello? Coméntanos tus opiniones.

XelaInFocus

Un quetzalteco que quiere dar a conocer lo suyo a todo el mundo. 100% superchivo!!!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Que tal!!! te invitamos a que comentes en este blog, siempre con respeto y cordialidad, porque tu opinión es importante para nosotros y esperamos mejorar con tus sugerencias.

Gracias!!!
Atte. XelaInfocus

Cookies Policy

Usamos cookies para asegurar que nuestro sitio web funciona apropiadamente y para recoger estadísticas acerca de usuarios para poder mejorar el sitio. Si continuas navegando en este sitio aceptas el uso de nuestras cookies.

Instagram