BONIFAZ DÍAZ: EL TEATRO ES UNA FORMA POÉTICA DE TRADUCIR LA VIDA!

Por Pablo Barrera


Bonifaz Díaz Aldana, es actor de Teatro, gestor cultural, Director del Teatro Municipal, se considera una persona multifacética. Ha trabajado en varios ámbitos, tanto en construcción en Estados Unidos, hasta Danzas Folclóricas, Teatro, ha hecho viajes en bicicleta por Europa, México, Estados Unidos, Guatemala, también ha sido actor de cine. En los últimos 13 años ha gestionado recursos y espacios para generar arte, sobre todo en las artes escénicas. Platicamos con él y esto fue lo que nos contó de su vida, del teatro, de Artzénico, el Teatrito y su nuevo cargo como Director del Teatro entre otras cosas.

El comienzo de su pasión por el Teatro: 


“Yo empecé a hacer las danzas folclóricas a un nivel bastante exigente, en el 96. Hicimos bastantes danzas, ya empezando a hacer Teatro pero siempre como un hobbie hasta el 2007 que empecé con el proyecto de Teatro Artzénico, con mi colega Jordi y desde ahí ya no paramos. Estos últimos 13 años ha sido sólo hacer Teatro” comenta Bonifaz. 

Con Artzénico nos comenta que empezaron a hacer un experimento teatral en el 2007, una obra que duraría un año o menos, 9 meses. Era marzo y empezaron a armar un grupo así como a hacer teatro absurdo, algo novedoso en la ciudad y el objetivo era hacer esa presentación a final del año, en noviembre o diciembre tal obra, 2 o 3 presentaciones, en el Teatro Municipal, esa era la idea comenta Díaz.

“Pero cuando empezamos a hacer los ejercicios y empezó a surgir el material escénico, nos dimos cuenta que lo que estábamos haciendo era bastante extraño, un poco raro y bastante fuera de lo común, de lo conocido. Entonces nos entró un temor de que tal vez la gente no lo iba a recibir bien y se nos ocurrió presentar anticipadamente algunos ejercicios en relación a nuestro trabajo”, así fue como se presentaron en junio en el cuartito sus experimentos, comenta Aldana.

“A partir de ahí, no paramos. Hicimos como más de 40 presentaciones en 6 meses”,  quien comenta que en ese momento no se dieron cuenta, pero luego la gente los empezó a notar en la calle, también los medios, etc. 


En el 2008 realizaron una gira por Europa, Holanda y España, específicamente, solamente Jordi y él, ya que no pudo viajar todo el equipo. A partir de entonces solo fue continuar, siempre con un enfoque social, ya que les llamaba mucho la atención fenómenos que sucedían en el medio, como por ejemplo la burocracia, algo que vivieron cuando les costó bastante en el 2007 acceder a presentarse en el Teatro, tras varios trámites y ventanillas en donde tuvieron que realizar las solicitudes. 
Ello les pareció absurdo, aunque necesario: “De eso se compone la vida, de muchas cuestiones absurdas que las asumimos como normales y cuestiones como esa que tienen que ver con el comportamiento humano”, entonces empezaron a desarrollar los temas en torno a estas realidades. Tocaron el tema de la relación con Dios, del poder, de la migración, entre otros. 

Así mismo el grupo siempre ha mutado según las necesidades del momento: “En el grupo ha habido gente de Suecia, de Holanda, España, Estados Unidos, México, por supuesto que de aquí de Guatemala también”, nos cuenta Bonifaz.

Entre el 2009 y 2011 realizaron dos residencias artísticas, una en Guatemala y otra en Estados Unidos, esta última con el tema de migración, seguido de una gira en México y Estados Unidos en el 2012 con obras de teatro migrante en albergues, universidades, centros culturales, de derechos humanos, centros de derechos, centros de detención, las propias fronteras en sí, en el desierto de Arizona, etc. 

Luego viajaron por el norte de África, desde Marruecos hasta Holanda siempre con el mismo proyecto. La obra se llamaba “Irse hacia el norte”, sobre la migración del sur hacia el norte. “Con el 2015 tuvimos contacto con el Circo Del Sol, Cirque Du Soleil, que está basado en Montreal, Canadá, para hacer una gira por el Quiché. Entonces ahí el grupo se modificó otra vez por la naturaleza de la obra”, fueron 200 presentaciones en casi 3 años, nos cuenta Bonifaz. Ahí se tuvo la oportunidad de forjar un equipo más pequeño, pero más consistente.

El Teatrito su contribución al Teatro en Xela:


El Teatrito ha sido su contribución junto al equipo de Artzénico, también para generar cultura dentro de la ciudad de Quetzaltenango. La misma ha sido financiada con los fondos propios de Artzénico y es autogestionable, un proyecto sin fines de lucro. “El Teatrito está en una etapa de niñez, quizás saliendo un poco de la edad de bebé a niño, no sé, porque todavía no camina solo. Si lo vemos así, hay un ente que está aprendiendo a caminar. Enfrenta sus propios retos. La sostenibilidad siempre va a ser uno de los retos y la sostenibilidad solo se va a dar si la gente apoya el proyecto, si la gente se involucra. ¿Cómo se puede involucrar? Participando en las actividades, yendo a recibir los talleres, yendo a ver los espectáculos o con sus aportes”, nos comenta Bonifacio. 

El Teatrito tiene una plataforma de recaudación de fondos por medio de los denominados “padrinos”, persona que puede o quiere hacer un aporte de Q500.00 al año y a cambio tiene acceso a todas las actividades del espectáculo. El Teatrito produce al año un aproximado de 60 actividades, eventos de espectáculos, tal vez más, casi 4 eventos al mes. Los padrinos no necesariamente pagan por anticipado, sino pagan una cuota para el mantenimiento del espacio, para pagar la renta, internet, electricidad, etc. con ello no se cubren salarios, ni cuotas para las personas que manejan el espacio. La taquilla e ingresos a artistas es para los artistas y un porcentaje sirve para el mantenimiento del espacio. Así se busca la autosostenibilidad. Un proyecto para ser autosostenible necesita al menos dos años para que “pegue”, en marzo de 2020 el Teatrito cumplirá dos años, luego de ello revisarán el recorrido y cuál es el diagnóstico del último año, comenta Díaz, quien dice que tampoco se pondrán en plan de sacrificarse poniendo de su propio bolsillo para mantener el espacio si a la gente no le interesa. 

“Para mí el teatrito es un aporte a la ciudad, es una cuestión bien atrevida, viendo que en Xela no hay mucha actividad teatral, pero al mismo tiempo es una ventaja valiosa de ser los primeros” comenta Bonifaz que en 40 años de vivir en Xela, no ha visto un teatro independiente, en el que se trabajen los tres ejes: agenda o espectáculo, formación y la producción. Al final es un laboratorio o taller en el que este espacio sirve para crear espectáculos. Según Díaz, el público en Xela es difícil, pero una vez que la gente se apropia y encariña de eso, cuesta que la gente lo suelte. 

Nombramiento al Cargo de Director del Teatro:


Con el nuevo nombramiento como Director del Teatro Municipal, Bonifaz se ha sentido con el reto de trabajar con el Teatro, ya que no es fácil, pues es como un objeto de pugna o campo de batalla, por diversos intereses en el mismo debido al uso. 

El mismo Teatro necesita mucha atención por el mismo uso que se la ha dado por mucho tiempo, se ha deteriorado bastante comenta Díaz, por la falta de mantenimiento. “Hay muchos daños, que desde afuera no se ven, y a simple vista no se ven, pero cuando uno camina por ciertos lugares, se siente que el piso se puede caer en cualquier momento” externa Díaz y también comenta que ha habido personas que solo han utilizado el Teatro sin preocuparse por el mismo: “Es como un río que hay que solo sacar y sacar y sacar agua y no se le da el cuidado que se le tiene que dar”.

Eso por el lado del mantenimiento, sin embargo esta la otra vertiente de la autosostenibilidad, en la que el Teatro, según nos cuenta Díaz, no tiene autonomía, ya que la última palabra la tiene la Municipalidad quienes aprueban las actividades de este recinto, y a veces se traslapan las actividades programadas por el Teatro y por la Muni. 


El Teatro puede producir sus propios ingresos, pero los mismos van para la Municipalidad en donde cuesta que brinden fondos al mismo, nos cuenta Aldana. Los trámites son bastantes para poder gestionar cuestiones como pintura, reparaciones eléctricas, etc.

Otro reto es el público: “El Teatro ahorita tiene capacidad para un poco más de 500 personas. La capacidad máxima son 1,050 pero la galería está deshabilitada no se puede poner gente ahí. Entonces solo está la Luneta y los Palcos. Qué es lo que sucede, que el público no viene a las actividades aunque sean gratuitas” afirma Díaz, comentando que afuera hay un orgullo por el Teatro Municipal, pero la gente no llega al mismo. 

En su experiencia en los últimos 15 a 20 años la actividad teatral ha bajado. Pero continua el trabajo teatral: “Lo que yo estoy asumiendo es continuar el trabajo que se empezó hace dos años con Vanesa. Ella la verdad es que vino a hacer un trabajo bien grande, bastante heroico y a mi parecer ella hizo lo que pudo y se le permitió. Ella pudo haber hecho mucho más creo”, opina Bonifaz. “Para mi es una oportunidad valiosísima de seguir aportando y de seguir contribuyendo a la vida cultural de esta ciudad” nos comenta. 

Futuro del Teatro en Xela:


Para él, el futuro del Teatro en Xela lo ve así: “Yo quisiera pensar que va en aumento, que las oportunidades se seguirán incrementando y que va a haber más interés. De hecho yo creo que ha habido más actividad teatral en los últimos dos años. Un poco porque el mismo Teatro Municipal cambio su forma de trabajar y ha habido mucha más actividad, muchas más oportunidades para presentar el espectáculo”.

Además no había visto en 40 años un cuerpo actoral del Teatro Municipal y un Cuerpo de Baile del mismo. Lo que ve como buena señal, eso quiere decir que hay oportunidad, hay ganas y gente que le interesa. Aunque no hay tanta gente interesada en Teatro como en la música, nos confiesa, pero afirma es una comparación desigual. Si la tendencia va en aumento, cree que en dos años tal vez, se tenga el doble de actividad en Teatro. 

Con Artzénico lo experimentó, siendo que en Xela se presentaban hasta 3 veces por semana en lugares como Royal París, el cuartito y en la calle, pero no fue algo planeado, solo se dio. También hicieron el Festival Gran Teatrito por 5 años, en conjunto con armadillo y Artzénico, gestionando fondos y trayendo artistas del país, sacando el teatro a la calle para el público. El peligro, según Bonifaz, es lo que ha pasado anteriormente, que los artistas se van, porque no hay oportunidades acá, porque la gente no apoya o apoya poco, como es el caso de Roberto Braham, que encontró más espacio en Europa que en Xela, o el de Guillermo Santillana, y la lista sigue, como en el caso del propio Artzénico en el que se han presentado en la última década en Xela, acorde a Bonifaz tal vez unas 10 veces, pero afuera 200 veces.  La incógnita es saber por qué se da esta situación en la ciudad.

Así mismo anima a que la gente acuda al Teatro: “La invitación es a que vengan al Teatro y a todos los espacios en donde hay Teatro en Xela, que puedan encontrar en su área”, nos dice Díaz, comentando que en el Teatro a diferencia del cine, una obra solo se puede ver en vivo. 

Bonifaz nos comenta lo que significa el Teatro para el: “El Teatro es una forma de vida, una forma de existir, una forma poética de traducir la vida y es un grito desesperado”.

XelaInFocus

Un quetzalteco que quiere dar a conocer lo suyo a todo el mundo. 100% superchivo!!!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Que tal!!! te invitamos a que comentes en este blog, siempre con respeto y cordialidad, porque tu opinión es importante para nosotros y esperamos mejorar con tus sugerencias.

Gracias!!!
Atte. XelaInfocus

Cookies Policy

Usamos cookies para asegurar que nuestro sitio web funciona apropiadamente y para recoger estadísticas acerca de usuarios para poder mejorar el sitio. Si continuas navegando en este sitio aceptas el uso de nuestras cookies.

Instagram